El rostro de los trabajadores baleares, hacia 1900: zapateros, oficinistas, tejedoras

img0004img0003img0001img0112Maxine Berg: “El sistema doméstico tenía muchas ventajas. El capital podía circular (…) de una industria a otra (…) Se transfería con frecuencia en su totalidad dentro y fuera de la industria y hacia inversiones más tradicionales (…) Las industrias organizadas en pequeña escala o de ámbito doméstico proporcionaron también una fuerza de trabajo flexible (…) Su origen consistía en una ocupación a tiempo parcial que aportaba un suplemento a los magros ingresos familiares”. (La era de las manufacturas, 1700-1820, Crítica, Barcelona 1987).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MATERIALES GRÁFICOS: FOTOS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s