Parón en la economía mundial

El sector bancario se desmorona en la Bolsa. Los bancos pierden fuerza: una media superior al 20% de caída. El dato puede estar avanzando lo que se viene diciendo desde este espacio, hace ya tiempo: la ralentización de la economía mundial. El dominio económico de las finanzas condiciona por completo la evolución económica: estamos en un escenario que Irving Fisher, el gran economista de los precios, suscribió en un memorable artículo en 1933, el de la deflación con deuda. Los precios no remontan, lastrados por sendos elementos determinantes: la caída de los valores petrolíferos y la contracción exportadora y de demanda de China, el gran gigante que aglutina, ahora mismo, más del 15% del PIB mundial. Añadan a esto un proceso imparable de deuda que no se está abordando de manera solvente.

La crisis no se supera con los recetarios aplicados: los principios intocables de la austeridad están laminando las capacidades de reacción de las economías. Mientras tanto, nosotros, los profesores de Economía, seguimos explicando esas recetas, esos modelos, como si de ciencia se tratara: una pretendida inhabilidad que la Historia Económica ha revelado como un fraude intelectual en toda regla, una ineptitud que debería hacer reflexionar para orientar nuestras propias enseñanzas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA, HISTORIA ECONÓMICA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s