Tiros al pie: economía y xenofobia

Jason Furman y Wilson Powell, dos economistas de la Harvard Kennedy School, han publicado un reciente trabajo (https://voxeu.org/article/why-employment-rates-us-have-lagged-other-countries#.Wy66t_JW51I.twitter) sobre la evolución de las tasas de empleo en Estados Unidos, con comparativas europeas, para el periodo 2007-2017. Señalan que de 2007 a 2017 la fracción de estadounidenses empleados disminuyó en casi 3 puntos porcentuales. Y que el envejecimiento de la población ha impulsado la disminución de la relación entre empleo y población en Estados Unidos. Esto no se ha observado, según los autores, en 13 de 29 economías avanzadas entre 2007 y 2017, a pesar, igualmente, del envejecimiento de su población. ¿Qué explica este diferencial? Dos factores esenciales. Primero: el cambio en las tasas de empleo femenino, estables en Estados Unidos mientras se incrementaron en otros países. Segundo: las tasas de empleo convergentes para los trabajadores de más edad –mayores de 55 años–, ya que otros países aumentaron sus tasas de empleo hacia el nivel estadounidense.

Las diferencias son notables. Así, por ejemplo, desde 2007 hasta 2017 se observa un crecimiento cercano a 5 puntos porcentuales en la tasa de empleo en Alemania frente a la disminución de 7,6 puntos en Grecia. Grecia, Portugal y España tuvieron recesiones más graves y recuperaciones más lentas, con descensos en las tasas de empleo superiores a los 3 puntos de la referencia norteamericana. Estas cifras corroboran la disparidad de situaciones en los mercados laborales de los países avanzados, y el distanciamiento evidente entre Alemania –que ha ganado ocupación– y los países del sur de Europa –que la han perdido–, a raíz de la aplicación de rudas políticas de austeridad.

Pero, en tal contexto, me interesa recordar un elemento clave: el envejecimiento de la población. Éste ha sido un obstáculo para las tasas de empleo en todas las economías avanzadas, ya que a mayores edades las tasas de empleo disminuyen drásticamente. Según Furman y Powell, el envejecimiento resta 2,3 puntos porcentuales a las tasas de empleo en las economías avanzadas (–2,5 puntos en Estados Unidos; –1,9 puntos en la eurozona). La investigación de los dos economistas desagrega los datos. Pero lo que urge remarcar es que el envejecimiento de la población laboral es un problema al que se van a enfrentar las economías más desarrolladas, ante las dificultades que se detectan ya en sus respectivos mercados de trabajo. En casi todos los países, las tasas de empleo han disminuido para los hombres en edad de trabajar y los trabajadores más jóvenes. Una deducción importante remite a la necesidad de mayores contingentes laborales jóvenes, si se pretenden mantener políticas de pensiones y la propia solvencia del sistema económico. Entrar en argumentos de xenofobia económica, social y cultural, extendiéndose en Estados Unidos y Europa, puede tener réditos electorales inmediatos; pero constituye una política ciega, a tenor de los resultados expuestos por Furman y Powell. Un tiro al pie, en toda regla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ECONOMÍA AMERICANA, ECONOMÍA EUROPEA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s