Contra el mainstream económico: lo último de Robert Skidelsky se presentará en LSE el próximo septiembre. Imprescindible

51nxfGSQkRL._SX323_BO1,204,203,200_

La visión dominante en economía es que el dinero y el gobierno deberían jugar un papel menor en la vida económica. El dinero, se afirma, no es más que un medio de intercambio; y los resultados económicos se dejan mejor a la “mano invisible” del mercado. La visión tomada en este importante nuevo libro de Skidelsky es que la omnipresencia de la incertidumbre hace que el dinero y el gobierno sean características esenciales de cualquier economía de mercado. Una razón por la que necesitamos dinero es porque no sabemos qué traerá el futuro. El gobierno, un buen gobierno, hace que el futuro sea más predecible y, por lo tanto, reduce este tipo de demanda de dinero. Después de la ortodoxia de Adam Smith, se adhirieron persistentemente a la no intervención, pero la Gran Depresión de 1929-32 detuvo en seco a los artífices de la economía ortodoxa. Un precario equilibrio de fuerzas entre el gobierno, los empleadores y los sindicatos permitió que la economía keynesiana emergiera como el nuevo paradigma de política del mundo occidental.

Sin embargo, la estanflación de la década de 1970 condujo al rechazo de la política keynesiana y al retorno a la ortodoxia neoclásica de los pequeños estados. Treinta años más tarde, la crisis financiera mundial de 2008 fue lo suficientemente grave como para haber sacudido la ortodoxia clásica renovada. Pero, curiosamente, esto no ha sucedido. Una vez superada la crisis –mediante las medidas keynesianas tomadas en la desesperación– la ortodoxia previa al colapso fue restablecida, socavada pero sin obstáculos. Desde 2008, no ha surgido ninguna “gran idea” nueva, y la ortodoxia ha mantenido su dominio, promulgando severas agendas de austeridad que nos dejan con una economía global todavía anémica.

Este libro tiene como objetivo familiarizar al lector con los elementos esenciales de la “gran idea” de Keynes. Al mostrar que gran parte de la ortodoxia económica está lejos de ser la ciencia más dura que pretende ser, apunta a alentar a la próxima generación de economistas a liberarse de sus prisiones conceptuales y otorgarle al dinero y al gobierno los papeles protagónicos en el drama económico que merecen.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TEORÍA ECONÓMICA Y PENSAMIENTO ECONÓMICO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s